blog-large

Factura electrónica en el Perú: Desarrollo y perspectivas para el 2018

Con la necesidad de masificar la factura electrónica y contar con mayores medios que autoricen los comprobantes electrónicos, este año la Sunat incorporó este nuevo modelo de emisión.

Según disposición de SUNAT, desde el 1 de enero de este año, las empresas consideradas como Principales Contribuyentes están obligadas a emitir facturas electrónicas. Esta disposición debe ser acatada también por los agentes de retención y percepción del IGV.

Pero, ¿cuáles son las perspectivas en el uso y masificación de los documentos electrónicos para los meses venideros? Alberto Redondo, director de marketing de SERES para Iberia y Latam de SERES aclara el panorama.

¿Qué oportunidades vislumbra para este año 2018?
Según la hoja de ruta de la SUNAT, este año se unirán 84.858 nuevos obligados, de los que 4.741 lo harán en enero, 11.573 en mayo, 13.837 en agosto, y 54.707 en noviembre. A estas empresas hay que sumar otros contribuyentes que, por su condición tributaria (agentes de retención, agentes de percepción, principales contribuyentes nacionales, etc.), también deberán comenzar a emitir comprobantes de pago electrónicos en los próximos meses. Esto hará, según la información publicada, un total de 108.391 empresas designadas por la SUNAT para usar comprobantes de pago electrónicos de forma obligatoria; lo que supondrá que, en 2018, la cifra de obligados se multiplique por cuatro.

¿Qué expectativas tiene para este año?
Las expectativas son auspiciosas. El Gobierno peruano ya ha iniciado un proceso en el que, si tenemos en cuenta lo ocurrido en países de la región como México y Brasil, donde se realiza un uso masivo de documentos electrónicos, es previsible que en Perú el número de documentos electrónicos obligatorios se incremente exponencialmente en los años siguientes a la entrada de la factura electrónica obligatoria. Así, en los próximos 3 años se prevé que los documentos a presentar ante la SUNAT se incrementen en un 77%.

Otro punto a tomar en cuenta, y que esperamos que la SUNAT considere, es fomentar que no sólo se emita la factura electrónica, sino que se extienda a la recepción de facturas. Es en recepción donde los beneficios son mucho mayores y se obtienen grandes ahorros en costos, tiempo y optimización de procesos; además que esas facturas puedan formar parte de un sistema de financiación más seguro que permita a las empresas, sobre todo a las pymes, un canal alternativo al tradicional.

¿Cómo se desarrolló el mercado el año pasado?
El Perú ya se encuentra en el grupo de países que lideran la facturación electrónica en la región, siguiéndole a Brasil, Chile, Argentina y México. Con más de 2.495.176.050 comprobantes electrónicos emitidos hasta la fecha, Perú confirma su decidida apuesta por la factura electrónica, iniciada en el 2000 y obligatoria desde 2014. Actualmente son unos 213.950 los emisores electrónicos autorizados por la SUNAT; de los cuales, unos 28.274 contribuyentes están obligados por ley.

¿Cuáles fueron los motores de desarrollo?
En principal motivo se debe a que se ha convertido en una medida de mejora en la gestión fiscal, por lo que la obligatoriedad de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT) para determinadas empresas ha sido esencial. A partir de ahí creo que las empresas peruanas han entendido un mensaje más amplio que es el de la mejora empresarial donde, si se enfoca el proyecto correctamente, se puede mejorar en productividad y, por lo tanto, en rentabilidad. Y ahí es donde SERES está dedicando todo su esfuerzo.

¿Qué balance tuvo SERES el año pasado?
Muy positivo. Hemos tenido un posicionamiento muy fuerte en el mercado y nuestro modelo, orientado al servicio como proveedor de factura electrónica avanzado, nos diferencia claramente de los otros actores del mercado, ya que las empresas pueden cumplir las diferentes disposiciones legislativas desde el primer día y contando con un soporte y apoyo a largo plazo. De esta manera, nuestro servicio no sólo se adapta a la normativa, sino que permite a la empresa mejorar internamente sus procesos y beneficiarse de la transformación digital. Esta diferenciación en nuestro modelo de servicio nos ha permitido crecer exponencialmente en número de clientes en los últimos años y que, en 2017, el volumen de documentos intercambiados por nuestros clientes de Perú se haya incrementado un 54%. Gracias ello podríamos decir que estamos creando las bases para convertirnos en una de las empresas especialistas en Perú, como lo somos en la mayoría de los países donde estamos.

¿Cuál ha sido el desenvolvimiento de SERES en el Perú?
SERES inició su actividad en Perú en el año 2014, desde entonces hemos tenido una actividad muy destacada, que en muchos casos nos ha llevado a colaborar con las autoridades, especialmente con la SUNAT, en la definición del modelo de factura electrónica, de la arquitectura de los sistemas y en la identificación temprana de posibles problemas para evitar errores o cuellos de botella en la puesta en marcha de los sistemas. Hay que tener en cuenta que SERES ha participado muy activamente en la mayoría de los despliegues de la factura electrónica en Europa y en América y, por ello, conocemos las múltiples y diferentes particularidades de cada mercado y la necesidad de crear compatibilidades entre los distintos sistemas nacionales, porque las empresas intercambian facturas con proveedores y clientes de todo el mundo.